Recomendada. Billy Elliot y su grito por la igualdad

Billy Elliot (2000) de Stephen Daldry

2551895_orig

El primer largometraje de Stephen Daldry, presenta un “típico” pueblo en donde suceden “típicas” cosas de pueblo. Todos ahí se conocen, viven cerca del mar, y la principal oferta de trabajo es la minería. Los hombres son rudos, las mujeres son robustas. La policía te golpea si te manifestas, y tu padre te golpea si te revelas. Ante todo esto, Billy con 11 años, es un chico normal, común y corriente, como cualquier otro. Perdió a su madre y es bueno con su abuela. Trata de charlar con su hermano mayor, pero siempre queda lejos él. Billy va al colegio, y práctica boxeo en las tardes.1  Una día, al encontrar nuevamente al boxeo como una práctica poco interesante, camina hasta el gimnasio de al lado y presencia una clase de danza para niñas. Billy queda sorprendido. No sabemos exactamente porqué, si por la música, o por los movimientos de las pequeñas bailarinas. Pero Billy llegó distinto a su casa esa tarde. La danza lo apasionó sin saber realmente el motivo. Poco a poco, a escondidas de su familia y sus amigos, se fue acercando cada vez más a aquellas niñas y su clase. Poco a poco fue adquiriendo más inquietud  y poco a poco, siendo el único varón, se fue convirtiendo en unx de lxs más destacadxs bailarinxs de la clase.

La situación se complicará, al momento que el resto de las personas vaya conociendo el hecho de que el chico dejó los guantes de box por las calzas blancas y dejó de saltar en el ring para posarse sobre sus puntas de pie. La evolución de Billy como bailarín era tal que la maestra no pudo permitirle abandonar, a pesar de los problemas que el ballet le traían en su vida.

43883_11

Su padre, tuvo que aceptarlo, y pudo aceptarlo. Lo acompañó aquella vez al examen de ingreso de una prestigiosa escuela de baile. El viaje fue significativo para ambos. Y su padre, duro como la tierra, pudo encontrar momentos íntimos con su hijo.billyelliot_2 Y pudo percatarse cómo el hecho de no hacer boxeo y sí ballet, no cambiaban a su hijo en lo más mínimo. No lo hacía menos persona ni tampoco una persona diferente. Recibieron la carta con la aprobación del examen bajo un griterío de entusiasmo y felicidad. Billy había sido aceptado. La vida del chico se encamina en una dirección totalmente distinta a la que su padre y su hermano pudieron haber imaginado.

El relato de Stephen Daldry es rupturista. Mínimamente rupturista tal vez. Su protagonista presenta un pequeño quiebre en el entramado social de aquel pueblo.
Nada de lo que la sociedad de aquel pueblo le ofrecía, le resultaba interesante. Nada de lo que la sociedad pretendía para él, o esperaba de él. Billy se enfrenta al armado social, a la construcción hecha por y para las personas. Se enfrenta a ella, porque no coincide con ella.  La idea de que hay cosas hechas para hombres y cosas hechas para mujeres, juega de una manera silenciosa y de trasfondo en todo este entramado. Sin temor a hacerlas explícitas, los hombres y mujeres, viven sus vidas bajo duras e inquebrantables reglas, creadas únicamente por ellxs mismxs. Billy no las entiende. No las necesita tampoco.  El boxeo para varones, el ballet para mujeres. Billy no le encuentra sentido a esta regla que los adultos le imponen. Y les demuestra, él mismo, lo ridículo de sus pensamientos y de sus prejuicios.

Billy Elliot es un pequeño grito por la igualdad. En un pequeño pueblo de Inglaterra, el hijo de un minero se convirtió en bailarín.

Muy Recomendada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s